Muralito...

Muralito...
ya es veranito y se viene su finalización...
(Lisa posando)

extrañezas de la vida cotidiana... arte!



la vision, la imaginacion,la locura...?
nueva etiqueta para vinos, totalmente natural y azaroza... excelente!
cosas locas que solo ve la gente loca (y para colmo le saca foto)

Verde que te quiero Verde...


... estaba la pájara pinta

sentada en el verde limón

con el pico cortaba la rama

con la rama cortaba la flor...

La continuidad de los parques

(photoshop 2009)
trabajo basado en el cuento "La continuidad de los parques" de Julio Cortazar.

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer. Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano. la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

Dándole vida a la vieja cocina...


Dándole vida a la vieja cocina...
(febrero 2009)
La cocina de mi casa se asoma al lavadero (que se asoma al patio)... y algunas plantas querían entrar, yo sólo las dejé pasar.

Sin título

Sin Título
(bocetos 2002)
cada vez que lo miro pienso q estoy en la quietud del campo, y respiro...

El placard de los peces

tupper versión 4
El placard de los peces
(aclaro q todo lo pintado en mi tupper fue realizado entre el 2004 y el 2008)

Pájaros en la cabeza


Pájaros en la cabeza
(Lo que es - 2009)

Miraba a la ventana y soñaba con ser un astronauta pisando la luna y el cielo lo cruzaban galeones, delfines, cometas, falúas. Y en la pizarra el profesor dictaba los teoremas. En su cabeza sonaba el canto de un gorrión, pájaros en la cabeza.
Salía siempre tarde y castigado por no estar nunca donde debiera y en casa le esperaban el tedio y la comida servida en la mesa. De fondo el rumor de un televisor y madre suspirando. "¿Dónde andas hijo mio? Siempre en las nubes," y nadie escucha el telediario.
Pájaros en la cabeza y volar a donde las ventanas siempre están abiertas, donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir. Pájaros en la cabeza y soñar que aún contaré relámpagos contigo, aunque el tiempo y la arena escondan el camino hasta ti.
El tiempo pasó y todos crecimos -bueno, no todos, algunos seguían mirando por la ventana y sobrevolando la moqueta azul de la oficina. En el trabajo aún se perdía en la selva de sus sueños y un grito le nombraba, le arañaba y rompía el dulce sortilegio.
Madre aún seguía sirviendo la sopa, "¿Cuándo sentarás la cabeza? Un día la abriremos y bandadas de cotorras escaparán de ella".
Él sonreía sin dejar de mirar por la ventana, soñando mundos mejores, lluvias que caían sobre parejas que se amaban, claveles en los fusiles, barcos que sueltan amarras, luces de faros, besos de mujeres que nunca, nunca le miraban.
Pájaros en la cabeza y volar a donde las ventanas siempre están abiertas, donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir. Pájaros en la cabeza y soñar que aún contaré relámpagos contigo, aunque el tiempo y la arena escondan el camino hasta ti.
Una mañana de enero nuestro hombre se subió a lo alto de la Torre España para ver si al morder el azul gris del cielo los pájaros callaban. Mirando absorto la ciudad, ni el rumor de su pecho escuchaba, ni a madre, ni al televisor, ni a la oficina, sólo un lejano batir de alas.
Cuando nos quisimos dar cuenta nuestro chico había desaparecido. Nadie en lo alto de la torre lo vio abandonar la sombra gris del edificio. Nadie lo vio caer al suelo, nadie oyó sus carcajadas, sólo el sonido de cien pájaros -o alguno más- escapando de sus jaulas.
Nada se supo de este soñador, del canto de sus aves, hasta que llegaron cartas, retazos de sus alas en forma de postales.
Pájaros en la cabeza y volar a donde las ventanas siempre están abiertas, donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir. Pájaros en la cabeza y soñar que aún contaré relámpagos contigo, aunque el tiempo y la arena escondan el camino hasta ti.
Pájaros en la cabeza y volar a donde las ventanas siempre están abiertas, donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir.

Bailaora roja

Bailaora roja
(este fue uno de los primeros pasitos del 2009 por el arte...)

El Pescador 4

El Dado
-Para saber cuántos casilleros debe avanzar, cada jugador lanzará el dado en su turno. el dado no tiene números, en su lugar en cada cara se indica su numeración con colores.

El Pescador 3

Marea alta y Marea baja
(equivalentes de "suerte" y "destino" en el estanciero)
-al posicionarse sobre un casillero con un ancla de "marea alta" o "marea baja" el jugador deberá tomar la tarjeta que le corresponda del montón ubicado en medio del tablero. Acto seguido, leerá lo que le deparó la marea y realizará lo que ésta indica.

Mi Primer concurso! inauguración





"Wiphala humana"
70x70 cm - mixta s/papel
obra seleccionada en el concurso Premio Estímulo en Pintura 2009 de Banco Provincia
( fotos de la inauguración de la muestra - 22/09/09)

El Pescador 2

Los jugadores
- "El Pescador" se juega con un máximo de 4 jugadores.
- Cada participante se identificará con un jugador.
...no son simpáticos?

El Pescador 1


El Pescador
primer imagen
2007 - Juego de mesa que combina las morfologías adoptadas de Torres García con una variante reinventada de "el Estanciero", el famoso juego de mesa, realizado en madera y fibrofacil.

Apsaras

Apsaras
(Síntesis en movimiento 2009)
malísima la calidad de la foto... prometo volver a subirla

Tupper versión 3

Tupper versión 3
mi árbol, mis adorados cuatro y lisa... lisa in the sky with diamonds

Tupper versión 2

Tupper versión 2
asi fue en algún momento... está en constantes cambios...

lisa


Lisa
(oldies 2000)

bueno... hasta que me den una determinación con lo del concurso, seguiré subiendo algunos oldies... como para que tengan con que entretenerse, y a pedido del público, ahí vamos...

Great news!!!

Great news!!!
al haber participado de mi primer concurso de arte, he quedado preseleccionada!!!
brevemente habrá más noticias al respecto...
yupi!!!